El azafrán, la especia más cara del mundo, es la única especia que se cultiva tradicionalmente en Ibiza, normalmente en un “tanconet”, pequeño recinto al cuidado de la mujer de la casa, quien se ocupaba de conseguir los condimentos para sus platos. Es el ingrediente imprescindible para dar color, aroma y sabor en los platos tradicionales más apreciados como el sofrit pagès, el bullit de peix, la salsa de Nadal o un buen arroz, y actualmente se han evidenciado sus beneficios para la salud por sus propiedades antioxidantes. En Ibiza recientemente se ha empezado por parte de varios jóvenes agricultores la producción de azafrán para comercializar y así ofrecer un producto fresco de gran calidad. Eso sí con una buena dosis de paciencia para extraer los estambres, y es que se necesitan unas 150 flores para obtener 1 gramo de azafrán, todo a mano.